Cáncer de piel

¿Qué es el cáncer de piel?
Es un crecimiento anormal de las células de la piel.

Existen tres tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma.

El cáncer de piel, ¿se puede prevenir?
Sí. Casi todos los cánceres de piel pueden prevenirse.

¿Quién tiene mayor riesgo de adquirirlo?
Las personas con piel y ojos claros.
Quienes se exponen en forma prolongada al sol.
Los que durante la infancia han tenido episodios de quemadura solar.
Quienes tienen historia personal o familiar de cáncer de piel.
Las personas con muchos lunares.

¿Cómo se lo reconoce?
Aparece como un cambio en la piel con mayor frecuencia en las zonas expuestas al sol; y se lo debe sospechar cuando:

  • Una herida pequeña no cicatriza.
    Un lunar cambia de color, tamaño o forma (A B C D), pica, duele o sangra.
    Aparece un nuevo lunar, mancha o verruga.

¿Cómo se detecta?
Es necesario conocer nuestra piel, familiarizarnos con nuestros lunares y los de nuestros hijos. Esto resultará fácil si aprendemos:

  • A realizar el autoexamen de la piel.

  •  

  • A consultar a nuestro dermatólogo ante una duda.

  •  

  • El A B C D de los lunares

    Asimetría: una mitad del lunar difiere de la otra.
    Borde: irregular y poco definido.
    Color: varios colores y diferentes tonos del marrón.
    Diámetro: mayor de 6 mm. o aumento rápido del tamaño del lunar.

    Estos cambios sencillos en los lunares nos pueden alertar sobre la aparición reciente de un cáncer de piel tipo melanoma. El melanoma es un cáncer de piel agresivo, que si se lo diagnostica en su inicio, es curable en la mayoría de los casos.

¿Cuándo tenemos que consultar a un dermatólogo?
Ante una sospecha.
ara realizar un control anual de los lunares.
Para confirmar el diagnóstico, decidir el mejor tratamiento y facilitar su curación.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?
Si tomamos conciencia que la exposición al sol es la causa más frecuente de cáncer de piel, el mejor camino para prevenirlo, es protegerse de las radiaciones ultravioletas UVB y UVA.

Recuerde, las camas solares son también una fuente de radiación ultravioleta.

¿Cómo protegernos del sol?
Ø Busque y elija la sombra de un árbol, una sombrilla o techo.
Ø Use gorro o sombrero, anteojos para sol y póngase una remera con mangas si su piel es muy clara.
Ø Aplique sobre su piel un protector solar con FPS 15 o más (Factor de Protección Solar), 30 minutos antes de exponerse al sol.
Ø Renueve la aplicación cada dos horas, luego del baño y/o transpiración importante.
Ø No debemos exponer al sol en forma directa a los niños menores de 1 año. A partir de los 6 meses pueden usar protectores solares.
Ø Evite el sol del mediodía entre las 11 y las 15 horas, cuando los rayos ultravioletas son más intensos.
Ø Controle siempre el tiempo de exposición bajo los rayos del sol.
Ø Recuerde que las nubes dejan pasar el sol. La arena, el agua y la nieve aumentan su acción.
Ø Ciertos medicamentos producen erupciones y quemaduras con la exposición al sol.

Autoexamen de la piel
Ø Examine la zona anterior y posterior del cuerpo frente al espejo, luego el costado izquierdo y derecho con los brazos levantados.
Ø Doble los codos y examine con cuidado antebrazos, axilas y palmas.
Ø Revise su nuca y cuero cabelludo con un espejo de mano.
Ø Luego examine la espalda y los glúteos.
Ø Finalmente examine la región anterior y posterior de los muslos y piernas, los pies, entre los dedos y las plantas.

Tomado de la Sociedad Argentina de Dermatología
E-mail: ca.piel@sad.org.ar


 

Colaboración:

CL Dra. Aída C. de Moure

CL Dr. Héctor Fernando Moure

Asesoría de Preservación de la Salud

Distrito "O"3 - Argentina