La energía del ginseng

Utilizado con fines medicinales desde hace siete milenios, el ginseng actúa sobre el sistema nervioso y es uno de los mejores remedios para superar el estrés y aumentar la resistencia.

La terminología científica del ginseng indica que pertenece al género Panax, que deriva de las palabras griegas pan (todo) y axos (curación); se trata así de una panacea, un «curalotodo». El término ginseng deriva del chino, y significa «raíz humana», o con forma de hombre. Y es que esta característica de la raíz, que parece tener dos piernas y un tronco, unido a sus propiedades medicinales, han hecho de esta planta un elemento mágico en la cultura y tradición de las tierras donde crece.

El ginseng es conocido por coreanos y chinos de la zona de Manchuria desde tiempos inmemoriales. Sus virtudes han sido ensalzadas en numerosos textos y sus raíces han formado parte de un comercio milenario, que en ciertas ocasiones podría palidecer al comercio de muchas drogas, por lo caro que se paga el producto final de calidad, y por la gran cantidad de falsificaciones que se pueden encontrar de esta preciada planta.

Cómo actúa en el organismo

Sistema nervioso.- No produce sensación subjetiva de excitación, aumentando la actividad cerebral y mejorando sus funciones. Ejerce un efecto estimulante y una actividad antihipnótica, que disminuye los efectos farmacológicos de la clorpromacina.
Antiasténico y adaptógeno.- Mejora el rendimiento físico e intelectual, así como la potencia sexual. Aumenta asimismo la resistencia física al frío y al calor, al hambre y a las radiaciones.

Metabolismo.- Por su efecto discretamente antidiabético, mejorando la eficacia de la glucosa, es útil en el tratamiento de apoyo en personas diabéticas o que presentan problemas de intolerancia a la glucosa.

Sistema endocrino.- Estimula la corteza suprarrenal, y por ello la concentración de cortisona de origen interno; lo cual nos explica sus propiedades antiinflamatorias. Por su contenido en saponósidos, se ha comprobado una acción antitumoral sobre animales de experimentación.

Cómo se puede tomar

El ginseng debe tomarse preferiblemente bajo control médico. Se aconsejan tratamientos de 4 a 6 semanas, tras los cuales se descansa 2 meses.
Extracto fluido (1:1) se recomienda tomar de 15 a 30 gotas de 1 a 2 veces al día.
Comprimidos de 1 a 3 comprimidos de 500 mg por la mañana, después de desayunar.

Raíz de la planta Debe masticarse lentamente durante 30 minutos un trocito de la raíz (1 g, aproximadamente) por la mañana. Después se traga.
Polvo de raíz Una cucharadita de postre rasa por la mañana disuelta en un vaso de agua o zumo natural.

José Luis Berdonces

Cedido por la revista CuerpoMente - Editorial RBA

Colaboración CL Gonzalo Retamal Moya