Protección solar para evitar cáncer y cataratas

     Según la la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente se registran entre 2 y 3 millones de casos de cáncer cutáneo tales como melanomas debido a la excesiva exposición a los rayos del sol y unos 2 millones de casos de ceguera a consecuencia de cataratas, como consecuencia de tomar el sol sin las necesarias precauciones. El nuevo modelo adoptado por ese organismo de Naciones Unidas considera que una radiación 1 o 2 es baja, entre 3 y 5 es moderada, 6 y 7 es elevada, entre 8 y 10 muy elevada y 11 extremada.

     La OMS advierte de que una radiación igual o superior a 3 en el nuevo índice, que se registran generalmente en las cuatro horas de mayor intensidad solar, la mejor protección es vestirse, ponerse un sombrero y gafas, untarse con crema o bien estar a la sombra. No podemos evitar que la gente quiera ir a la playa en las horas de mayor intensidad de calor, pero hay que protegerse y que contrariamente a lo que se cree, el estar en el agua reduce poco el riesgo de exposición a los rayos ultravioleta. Las personas con una coloración de piel más tostada pueden sufrir menos las consecuencias de los rayos ultravioleta, pero todo depende de la frecuencia con que toman el sol, el organismo humano produce melanina, una pigmentación que protege de la radiación.

     El problema surge cuando las personas que han pasado varios meses sin tomar el sol se pasan de repente largo tiempo en bañador en la playa en otros lugares de vacaciones, particularmente a horas de gran intensidad de radiación ultravioleta. La principal prioridad es tomar todo tipo de protección hacia los niños para evitar que cuando sean mayores pueden sufrir alguna forma de cáncer cutáneo. Las cremas solares pueden rebajar la radiación ultravioleta, aunque ciertos estudios concluyen que algunas no son tan efectivas como parecen. Los expertos de ese organismo especializado de la ONU apuntan además que los resultados de una buena crema de protección dependen no sólo de la cantidad que se aplica, sino del tipo de piel y de otros factores medioambientales.

     Las mejores gafas de sol, son aquellas que protejan totalmente el ojo y hay algunos modelos con cristales pequeños que no protegen la radiación ultravioleta lateral. Los responsables de la OMS advirtieron que no descartaron además bañarse con lentes que reflejen los rayos ultravioleta para evitar contraer cataratas. La OMS espera que el nuevo índice sea adoptado internacionalmente para así valorar qué tipo de protección utilizar. Según la OMS, el respeto de ciertas normas básicas de sentido común permitirían evitar un 70% de casos de cáncer cutáneo en todo el mundo, y reducir el número de personas con problemas de vista por el exceso de radiación ultravioleta.
     Por otra parte, la OMS desaconseja totalmente el bronceado artificial que ofrecen algunos centros de belleza mediante la exposición de rayos ultravioleta, por resultar perjudiciales para la salud, especialmente para los niños.

Colaboración CL Jan Kokelaar

Volver a Indice de Salud